Tratamientos para la Artrosis de Columna

Plasma Rico en Plaquetas, Células Madre, Ozonoterapia, Proloterapia, uso de Apitoxina para el Dolor, Osteopatía / RPG

Los Nuevos Tratamientos son alternativas efectivas y modernas para la Artrosis y el Dolor con mayor seguridad, eficacia, y en general mayor velocidad del efecto y recuperación.

Entre los nuevos tratamientos encontramos el tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas, Células Madre, Ozono y la aplicación de Apitoxina para el tratamiento del Dolor.

En la natural evolución de las técnicas que se actualizan día a día, se persigue el objetivo de actuar en forma específica ante la dolencia de cada paciente en especial en cada zona de la columna, caderas y rodillas.

Numerosos pacientes pudieron constatar una mejor movilidad articular durante y después del tratamiento, mejorando su calidad de vida, con estos tratamientos para la Artrosis de Columna.

Orientación médica

La espalda es una zona anatómica compleja con elevada cantidad de huesos (costillas y vértebras) cartílagos, músculos y nervios.
Su función entre otras, es permitirle a usted estar de pié, moverse, inclinarse, estirarse o caminar, por lo tanto está involucrada en cada tarea que realizamos y puede afectarse con facilidad, en especial en quienes no han desarrollado músculos fuertes. Ésta situación habitualmente no solo trae dolor sino debilidad.

El dolor puede durar solo unos pocos días, semanas, meses o incluso años.

El origen del dolor puede obedecer a múltiples motivos, por lo que es muy importante que lleguemos a conocer la causa que provoca el dolor para que sin demora tomemos las medidas necesarias.


Veamos una imagen de la espalda y como la afecta el dolor :

Dolores de Columna


Observemos la columna formada por vértebras dispuestas una sobre otra, con una ligera almohadilla de tejido fibroso y elástico llamada disco intervertebral, entre cada una de ellas. Sigamos con nuestra vista a los costados y detrás de las vértebras y veremos el sitio por donde emergen las raíces de los nervios que se originan en la médula espinal, la cual está protegida por un largo y estrecho canal formado por las propias vértebras.

Ésta médula espinal es la principal vía para llevar mensajes del cerebro al cuerpo (función motriz) y del cuerpo al cerebro, o sea en sentido inverso (función sensitiva).

Dicho esto, sepamos que la mayoría de los dolores se deben a una lesión en cualquier segmento donde se originan los nervios que salen de la médula espinal.
Otras causas frecuentes de dolor son las afecciones de los músculos y de los ligamentos que rodean a las vértebras.

La mayor parte del tiempo toda esta delicada maquinaria funciona bien y sin dolor, pero muchas veces el dolor dice presente.

Cuando la espalda duele, es difícil pensar en alguna otra cosa, pero en orden de tratar el dolor, es importante entender por qué usted se siente de la forma en que se siente cuando su vida está dominada por el sufrimiento.

El dolor puede obedecer a rigidez de los músculos o a esfuerzos realizados. El deslizamiento y salida de un disco fuera de su sitio, es una causa habitual de producción de dolor, y eso ocurre cuando dichos discos con motivo de un esfuerzo se desplazan hacia los lados y por fuera de sus límites naturales. En ese desviado camino, al encontrar una raíz nerviosa, primero la desplaza y a continuación la comprime contra la pared de la vértebra. Eso se llama "pellizco del nervio".

Muchas veces el dolor se debe a lesiones propias del hueso, como lo son la artrosis y la osteoporosis. Ésta última se debe a una pérdida de la masa que forma los huesos (masa ósea) y a la disminución de su contenido de calcio (Ca.), con lo que el hueso se hace quebradizo.Artrosis de Columna

La artrosis, en cambio, hace que el disco pierda la elasticidad que normalmente le sirve para absorber las compresiones que los movimientos de nuestro cuerpo provocan y eso puede finalmente fisurar el disco trayendo así intenso dolor.

Ésta situación somete a las vértebras a fricciones entre una y otra ya que el disco que normalmente las separa, al perder su capacidad elástica se aplasta y permite así algo que nunca debería ocurrir y esto es que las vértebras se encimen y rocen unas con otras creando intensas fricciones entre los cuerpos de esas vértebras.

Toda esta cadena de sucesos desemboca en la formación de unos sobrehuesos (conocidos como picos de loros) que los médicos llamamos osteofitos.

Estos crecimientos anormales de hueso con forma de espolones, aumentan mucho los dolores y terminar por hacer que los que sufren dejen de moverse para evitar el dolor.

La consecuencia de esta conducta es la atrofia y debilidad de los músculos por falta de movimiento, lo cual es mucho más difícil de curar que la propia artrosis.

Una variante suele ser provocada por la ruptura de laminillas óseas en quienes sufren de osteoporosis, que es una condición en la que los huesos por la pérdida progresiva de su masa y la falta de calcio, se hacen menos densos y forman delgados puentecitos de hueso que terminan por aplastarse o romperse ocasionando dolores agudos y muy incapacitantes.

Es interesante saber además, que en ciertas ocasiones, un dolor que usted experimenta en la espalda puede estar originado en otra parte de su cuerpo. Es el llamado "dolor referido". Por ejemplo, una infección de riñón (nefritis) o una piedrita en las vías urinarias (urolitiasis) puede provocar un severo dolor proyectado sobre la parte baja de la espalda o la cintura. También las piedras de la vesícula (litiasis vesicular) pueden incluso irradiar el dolor hacia el hombro.

También afecciones de la vejiga (cistitis crónica) pueden traer dolores irradiados a la espalda.

Otra forma de dolor es la llamada ciática, en la cual un nervio que es apretado o pellizcado puede provocar un agudo y severo dolor irradiado hacia una o ambas piernas :

Dolor de Ciática irrandiando dolor a ambas piernas



En otra localización, un nervio apretado en el cuello, en la columna cervical, debido a un pinzamiento puede traer intenso dolor en los brazos :

Pinzamiento en la columna cervical

También pueden ser víctimas de un dolor irradiado, las embarazadas, quienes por la inevitable flexión de la columna lumbosacra pueden sentir serios dolores en la espalda y cintura que finalmente desaparecen no bien nace el bebé.

La fibromialgia, es una condición que genera fuerte dolor en los músculos de muchas partes del cuerpo, incluyendo la espalda.

Desgraciadamente, el cáncer, instalado en las vértebras o costillas puede traer un grave e intratable dolor de espalda o cintura.

Muchas formas de dolor, sin embargo, desaparecen solos después de pocos días, pero si persisten más de 72 horas, se debe ver al especialista cuanto antes.


También es imperiosa la consulta ante cada uno de los siguientes síntomas :

Dolor de espalda constante1) Dolor constante, en especial si empeora estando acostado

2) Dolor que se irradia hacia una o ambas piernas

3) Dolor que se acompaña de contractura, rigidez, entumecimiento o debilidad en las piernas

El dolor de espalda puede afectar a cualquier persona, pero usted estará en mayor riesgo si levanta objetos pesados. Eso hay que evitarlo, pero si una lesión ocurre, es bueno saber que ello puede ser tratado.

Por otro lado si ha sufrido una caída o un accidente que afectó su espalda, su cintura o su columna, la consulta al especialista no debe postergarse porque un tratamiento preventivo a tiempo puede evitar una incapacidad antes de que ella se instale y sea irreversible.

Vivir con dolor en la espalda puede significar una pesada carga para usted y su familia, pero hay exitosas formas de tratar con el dolor y volver a la normalidad.

El dolor de espalda puede ocurrir por lesión, por accidente o por enfermedad, pero felizmente el dolor puede ser superado actualmente en la mayoría de los casos. Para que ello se cumpla, existen pasos que usted debe cumplir para prevenir el dolor de espalda.

Recomendaciones para los dolores de espalda


La mayoría de los dolores de espalda son fácilmente tratables.

Prestemos atención a los siguientes consejos:

Dolores de espalda


1) Comience a ejercitar sus músculos. Con ello aumentará la fuerza de los músculos de su espalda y del torso, los cuales actúan como soportes naturales y cuanto mas fuertes ellos lleguen a estar, tanto mas fuerte ese soporte será. El entrenamiento con pequeñas pesas de 1 o 2 k. También ayudará a entrenar los músculos.

2) Perder peso y adelgazar, también reducirá la carga que dichos músculos y la columna deban soportar cada día.

3) Practique buenas posturas. Si debe por alguna razón permanecer de pié por muchas horas, descanse alternadamente el peso de su cuerpo en una y otra pierna. Si se sienta, hágalo en un silloncito o silla con apoyabrazos, para poder alzarse con poco esfuerzo. Mientras esté recostado/a descansando, coloque una toalla chica arrollada atravesada en su cintura. Si debe levantarse, hágalo con inteligencia, no se alce con su espalda, hágalo con sus piernas. Lo mismo para cuando deba agacharse para recoger algo del piso o levantar pequeños pesos.

Siguiendo estos consejos y consultando al médico disfrutará de una vida plena.

Disminución de la altura con la edad

Si usted cree que está mas bajo/a que lo que solía estar tiempo atrás, eso no es culpa de su imaginación.
A medida que envejecemos, nos encogemos y para eso hay varias explicaciones.

1) La columna se achica con la edad.

2) Los discos que actúan como muelles elásticos, se aplastan con los años de uso constante.

Ellos pierden de a poco su esponjosidad, por lo que dejan de ser flexibles ante cada movimiento nuestro.

Esta situación de aplastamiento de los discos, reduce la distancia que normalmente separa una vértebra de la otra y si sumamos el espesor de todos los discos en los que esto ocurre, resulta que el acortamiento de nuestra estatura será la lógica consecuencia y para cuando advirtamos esta indeseable situación ya nada podremos hacer para revertirla.

Por lo tanto, la consulta temprana con quien pueda brindarnos sana orientación y apreciados consejos médicos, nos pondrá al resguardo de tan odiadas consecuencias.

Disminución de la altura por edad y Artrosis

Nuevos tratamientos para la Artrosis

Existen alternativas para evitar las cirugías en las Artrosis, conocidas como técnicas regenerativas, que llevan al paciente a la curación o a grados menores de afectación. Se están utilizando en todo el mundo tratamientos que apuntan a la regeneración del cartílago y que ese cartílago sea de buena calidad en colágeno, así como fortificar la cápsula articular. Estos son los tratamientos llamados regenerativos. Como ejemplo la proloterapia, el plasma rico en plaquetas utilizado dentro de la articulación y las células madre.




El plasma rico en plaquetas es una técnica que se hizo reconocida por su uso para reducir las arrugas y contrarrestar la celulitis, pero que luego se conoció su capacidad para "regenerar" los tejidos, que produce mejoras en casos de artrosis, tendinitis y un gran número de lesiones deportivas.

Actualmente también para el tratamiento del dolor que provoca la Artrosis se está utilizando la Apitoxina que es un producto farmacéutico obtenido de la toxina de la abeja, para el alivio de dolores agudos y crónicos. Utilizado como tratamiento complementario o alternativo para el alivio de dolores agudos y crónicos, por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, es aplicable en pacientes con Artrosis, Artritis, Artritis Reumatoidea, Reuma, Afecciones Osteomusculares, y articulares en general. La Apitoxina, tiene una acción antiinflamatoria y regeneradora tisular y articular. Al aumentar la irrigación sanguínea en la zona afectada, se incrementa la eliminación de detritus, lubricando y desbloqueando los tejidos y las articulaciones, aliviando el dolor e iniciando el círculo virtuoso de elasticidad, movilidad y aumento de líquido sinovial.

Otro tratamiento aplicado en la actualidad es el tratamiento con Ozono. La Ozonoterapia, por sus propiedades antiinflamatorias, analgésicas y reparadoras, constituye un recurso terapéutico ideal para la Artrosis ya que se puede utilizar por periodos prolongados con excelentes resultados, sin generar efectos tóxicos colaterales aun en personas de edad muy avanzada.


La mayoría de estas nuevas técnicas han demostrado ser efectivas para tratar el daño y dolor ocasionado en :


Artrosis de cadera, rodillas, hombros, codos, muñecas, túnel carpiano, tobillos, ciática, fusión espinal, hernia de disco, degeneración discal, inestabilidad espinal, espondilitis, espondilosis, radículopatías, espolones, osteofitosis, sindrome facetario, estrechamiento foraminal, compresión espinal, escoliosis, dolor cervical, dorsal, y dolor lumbar.



Testimonios